"El último encuentro" de Sándor MÁRAI

Mi opinión:
Con una escritura extremadamente fina y delicada, Márai nos sorprende con este relato, que va aumentando la tensión (y, en consecuencia, la atención del lector) página tras página, frase tras frase. Gracias a la precisión en el detalle, el lector tiene la impresión de estar en el castillo del general, y de ir recorriéndolo, sala tras sala, árbol tras árbol, a medida que el autor nos va abriendo sus puertas, hasta que llega el momento en que, sin saber cómo ni cuándo, el lector se encuentra atrapado en ese castillo a la espera de vivir, casi en primera persona, pero desde un tercer plano muy discreto lo que aquella (quizá) última noche depara a los dos protagonistas.
Para mí, ha significado también un relato espectacular sobre la amistad, la camaradería, el compañerismo, la lealtad, la traición, la mentira, la falsedad, la envidia, la sinceridad, la franqueza, y sobre la mezcla de todos y cada unos de esos sustantivos (y alguno más que se me puede olvidar, o que serían sinónimo de los ya mencionados), hasta formar un cóctel explosivo. Servido, cómo no, a través de una pluma dulce, cercana, afable y respetuosa.

Contraportada (Ediciones Salamandra):
La búsqueda de la verdad como fuerza liberadora, como soporte ético imprescindible para sobrellevar el transcurso de una vida, está en el centro de esta novela magistral, que tras permanecer en el olvido durante más de cincuenta años fue rescatada por la prestigiosa editorial italiana Adelphi y se colocó rápidamente en el primer puesto de las listas de libros más vendidos de Italia. La tremenda exactitud de su prosa, apenas atemperada con un barniz de refinada melancolía, unida a la vigencia de sus propuestas morales, sitúa a Sándor Márai entre los grandes escritores europeos de este siglo.
Un pequeño castillo de caza en Hungría, al pie de los Cárpatos, donde alguna vez se celebraron elegantes veladas y cuyos salones decorados al estilo francés se llenaban de la música de Chopin, ha cambiado radicalmente de aspecto. El esplendor de antaño ya no existe, todo anuncia el final de una época. Dos hombres mayores, que de jóvenes habían sido amigos inseparables, se citan a cenar tras cuarenta años sin verse. Uno ha pasado mucho tiempo en Extremo Oriente, el otro, en cambio, ha permanecido en su propiedad. Pero ambos han vivido a la espera de este momento, pues entre ellos se interpone un secreto de una fuerza singular. Todo converge en un duelo sin armas, aunque tal vez mucho más cruel, cuyo punto en común es el recuerdo imborrable de una mujer.
La tensión aumenta, línea tras líneas, hasta que se hace casi insoportable, pero la prosa continúa, implacable, precisa, fiel reflejo del empeño de los protagonistas por hurgar hasta en lo más recóndito de sus almas, allí donde se encuentran esas verdades cuyo descubrimiento provoca, al mismo tiempo, un insoslayable dolor y un incontenible impulso vital.

3 comentarios:

Francisco Pereira dijo...

He leído tu análisis del libro de Márai lo comparto totamente, muy acertado.
No había leido nada de Márai y este libro me ha enganchado desde su primera página, la sutileza de la narrativa, ese ir y venir , la profundidad de los conceptos me han cautivado. Sin duda alguna va a ser uno de mis preferidos.

Llegé a tu blog por casualidades de la red, y me ha parecido muy interesante y puntual, lo agrego en mi rutina.

Den Lille Havfrue dijo...

Muchas gracias Francisco por tu comentario.
Me alegro de que te gustase el libro (creo que una delicia para los ojos -por la escritura- y para el intelecto, por su prosa), y que encontrases interesante mi blog. Espero que te pases, ni que sea de vez en cuando :-)

'Bienaventuradas' las casualidades de esta red.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Espero no sea grosero el peguntarte, porque cress que el autor no quiso que el visitante responda a la pregunta mas crucial del general. Si la tematica de la obra trata de la busqueda de la verdad, cual fue el mensaje del autor en no revelar la verdad, pues no fue casual. sus posturas psicológicas filosóficas y éticas me hacen creer que esto tuvo su proposito. Pero no acierto a explicarlo y mas aún si lo intento no ma satisface la respuesta. Podrías comentr esto conmigo?